Seguramente estamos en la era post PC, la llegada de dispositivos como las tablets, con múltiples funcionalidades, similares a las de un ordenador, hace que incluso nos podamos plantear la posibilidad de sustituir el ordenador por una tablet.

La única advertencia llegado a este punto, es que seguramente habrá cosas que no podremos hacer con una tablet, que hacíamos con el ordenador, y viceversa.

Con una tableta podremos escribir documentos, tratar hojas de cálculo, ver películas, escuchar música,  ver fotografías, incluso imprimirlo (a través de wifi, eso sí)…

Sin embargo con la tableta no podremos utilizar parte de los periféricos que emplearíamos con el pc, ni pendrives de memoria, ni teclados o ratones (a menos que sean bluetooth), pero no USB.

Otros de los handicap que podríamos encontrar con nuestra tablet, si lo que nos gusta es usar aplicaciones como Spotify, encontramos que la versión que encontramos para smartphone o/y tablet es de pago, frente la del ordenador, que es gratuita.

Con el tema del almacenamiento de datos, imágenes, documentos, etc. suele estar bastante limitado, ya que hablamos de un disco duro bastante limitado (como mucho de unos 32 ó 64 Gb.).

Con el temas de los programas, de diseño, juegos y demás, tampoco es exactamente lo mismo, no sólo por las limitaciones de este tipo de dispositivos, también porque la idea no es precisamente la de usar software complejo.

Sin embargo, la tablet es un dispositivo espléndido como complemento a cualquier ordenador, ya que podremos sincronizar archivos, de lectura, por ejemplo, música, etc. y como no, el punto fuerte de las tablet es la movilidad.