Linux es un Sistema Operativo que en todas sus distribuciones tiene la particularidad de ser de código abierto y disponible para cualquier usuario que quiera tener un sistema distinto, alternativo a los sistemas de pago existentes en el mercado.

Aunque es un S.O. que bien podría cubrir nuestras necesidades primordiales, de ofimática y de utilizarlo para visitar páginas web, hay algunas lagunas importantes en cuanto al tema del uso de otros programas (que no están disponibles para esta plataforma), así como en cuestión de seguridad, ya que a pesar de que existen numerosas voces que afirman que Linux es más seguro que Windows, no es algo demostrado.

Aún así Lunux puede ser una buena alternativa en algunos casos, como en la de algunos ordenadores antiguos, que siguen funcionando, pero que lo hacen más lentos debido a las actualizaciones de Microsoft.

Al intentar cambiarte, debes saber que tus programas para Windows no son compatibles con Linux, y que en la mayoría de veces la experiencia del usuario no es tan positiva, debido quizás a que la mayoría de usuarios tienen conocimientos avanzados en la materia, y no todo el mundo tiene tiempo para ponerse a trabajar con este sistema.

Eso sí, se trata por lo general de sistemas operativos bastante inuitivos, pero en cuanto tengas que realizar algún cambio fuera de lo común, podrías complicarte más de la cuenta.

Por lo tanto, si estás pensando en cambiar a Linux comprueba antes que todos programas que usas ahora en Windows tengan sus aplicaciones similares en el nuevo sistema.
Otra posibilidad nada descartable, es que pruebes el sistema operativo Linux haciendo una virtualización, es decir, por decirlo de alguna forma, como si tuvieras un simulador de Linux en tu ordenador con Windows, y de esta forma ver si te convence, o si por el contrario verías que sería una pérdida de tiempo, todo depende de cada usuario, de sus conocimientos, y de las ganas de probar algo nuevo.

Eso sí, a menos en tema de velocidad, encontramos distribuciones muy ligeras de Linux que se pueden instalar en ordenadores realmente antiguos.

También puedes leer Linux y Netbooks

Apple es una marca que cuida su imagen al máximo, y que vende unos productos considerados de gama alta y con el compromiso de tener una cierta calidad.

Hay muchos usuarios que hartos de los problemas constantes de su ordenador con Windows se plantean el cambio a un Mac, porque se lo han oído decir a un amigo, a un vecino, o a un compañero de trabajo.

Y normalmente el comentario que suele hacer el usuario de Apple, es que no quiere volver otra vez a PC y que todo lo que es el universo mac es maravilloso, que no hay virus, y que no se cuelga nunca.

El cliente da el paso adelante, se lleva el monstruo a casa, y descubre como todo, desde la caja, hasta la funda para limpiar la pantalla, es perfecto, con un diseño espectacular, con olor, olor a Apple.

Se conecta todo, se enciende, y sorpresa! Nos encontramos con un sistema operativo totalmente nuevo, que en el peor de los casos, no tenemos ni idea de como va.

Para comenzar en este teclado no hay crtl, si no cmd… ¿cómo hacemos un crtl+c o un ctrl+v? simple, cmd+c o cmd + v, hasta aquí todo bien.

Seguimos, nos pide que abramos una cuenta, bien, no hay problema, tenemos a nuestra disposición lo que se denomina app store con programas, algunos de ellos gratis, y otros de pago, si no queremos poner nuestra tarjeta de crédito siempre podemos comprar una tarjeta iTunes de las que venden en el mismo sitio en el que hemos adquirido el mac.

Ahora seguramente querríamos instalar nuestra versión de Office en el mac, ese cd que tenemos y que ya usábamos en el anterior pc, y lo más probable es que también tengamos alguna otra aplicación que queramos instalar.

Aquí es donde suele venir el primer pequeño chasco.

No podremos instalar ese programa, porque nuestra versión es para PC y no para mac, pero no pasa nada, en la App store, encontraréis tres programas que seguro que al final os acabarán gustando más que Office, se trata de Pages (equivaldría a Word), Numbers (equivale a Excel) y Keynotes (algo así al Powerpoint de Apple), si os fijáis el precio de cada uno de estos programas es sorprendentemente barato.

De todas formas, si no os acabais de aclarar, lo normal es que al principio cueste un poco, siempre podéis recurrir a instalar un programa que os permita convivir en vuestro Mac con el s.o. Windows, una solución que puede ayudaros a superar esa transición entre pc y mac, y que puede dar algo de vértigo.

El programa más utilizado en este sentido es Parallels, que no sólo permite la instalación de Windows, si no de cualquier otro sistema, como puede ser Linux.

La recomendación es buscar en Internet alguna web que explique bien como usar vuestro ordenador nuevo.

En internet tenéis http://www.pasateamac.com una web que precisamente está llena de trucos, tutoriales, y con la que, a buen seguro tardaréis muy poco en estar acostumbrados a mac y a no querer saber nada más de los pc, o quien sabe, tal vez sí…