La mayoría de los recambios originales suelen ser caros

¿Vale la pena usar cartuchos de tinta compatibles?, y/o ¿reciclarlos?
Algunos fabricantes de impresoras incluyen cartuchos de tinta junto con el modelo, a un precio bastante económico, en ocasiones el precio es incluso igual o inferior al de los cartuchos de tinta, y esto suele darle al consumidor la sensación de que los cartuchos son muy caros y que vale la pena comprar la impresora nueva…

Estos cartuchos que vienen de muestra suelen estar a media carga, o suelen ser los de menor cantidad, con respecto a otros modelos existentes de su propia marca.

Sin embargo, si no queremos gastarnos mucho en los cartuchos de tinta, tóners, etc, una solución puede ser la de emplear cartuchos compatibles de otras marcas, o bien llevar el cartucho vacío a una empresa de rellenado de cartuchos.

La gran duda para el consumidor es si esta práctica es perjudicial para su modelo de impresora, puesto que podría dañarla. En principio decir que esto es improbable puesto que una gran mayoría de modelos llevan los cabezales en los cartuchos, con lo que si estos fallan, basta con cambiar el cartucho y listo.

Sobre el tema de la calidad, es más que discutible, ahí la cosa puede cambiar, depende del fabricante de los cartuchos, aunque por lo general suelen dar un resultado más que aceptable, mientras que si el uso es fotográfico, mejor que nos planteemos adquirir los originales.

Eso sí, a nivel de cargas, suelen ser más generosos que el original, lo que alargaría la vida útil del cartucho.

También deberíamos tener en cuenta, que si nuestra impresora cuenta con software que detecta el nivel de carga del cartucho, seguramente no funcionará de forma correcta, debido a que los cartuchos originales llevan incorporado un chip con el que el programa sabe en cada momento el nivel de carga.