A medida que vamos utilizando nuestro ordenador, se va ensuciando… por dentro, cada vez que entramos en una página web, miramos vídeos de Youtube, descargamos contenido, o trabajamos con un fichero que cambiamos de ubicación o instalamos y desinstalamos un programa, nuestro pc va sufriendo cambios y esos cambios pueden hacer que a la larga no sea el mismo que el primer día.

Sin pensar en otras complicaciones derivadas de la seguridad como pueden ser los virus o el spyware, simplemente con el uso, deberíamos llevar a cabo algunas tareas de vez en cuando para mantenerlo en perfectas condiciones.
Estas tareas son bastante sencillas de realizar y no es necesario disponer de grandes conocimientos, y lo interesante sería que se realizaran una vez a la semana, aunque puede alargarse a una cada 15 días o al mes.

CCleaner

Si vuestro sistema operativo es Windows, sea cual sea la versión, basta con llevar a cabo las tareas de liberalización de espacio y el desfragmentador de disco.

Pero estas funciones no son las únicas que deberías tratar de forma periódica, también tendríamos que ocuparnos de las cookies que se almacenan en nuestro equipo, el registro, o la desinstalación correcta de los programas que decidimos eliminar, para que no quede ningún residuo.

Existe software que permite la limpieza y el mantenimiento, y que no ocupan demasiado espacio, este es el caso de CCleaner, un aplicación, que es gratuita, y que nos puede ayudar a resolver esta tarea de una forma muy cómoda, claro que la versión de pago nos permite automatizar todo el proceso y profundizar un poco más, por poco menos de 25€.
Os dejo el enlace:
Web oficial de Ccleaner

Desde que el mundo de los ordenadores personales es una realidad, la gran pregunta siempre ha sido si era mejor para nosotros tener un portátil o un ordenador de sobremesa, y aún a día de hoy la incógnita no se acaba de despejar, porque siempre depende de muchos factores y de cada usuario, aunque la partida la van ganando los dispositivos móviles, sean cuales sean.

Las especificaciones de los equipos de sobremesa y de los ordenadores portátiles se han equiparado, hasta el punto que ya encontramos una gran cantidad de portátiles que tienen mejores características que muchas torres, aunque el precio de las últimas parece haber descendido bastante.

Seguramente, si no tenemos que desplazarnos, para el hogar, nos servirá un pc de sobremesa, también hay que decir que en caso de rutura los componentes y la reparación suele ser menos delicada que en el caso de un laptop, también ganaría la partida si la idea es usarlo durante muchas horas, para descargar contenidos, etc. ya que son productos que están pensados para estar conectados siempre.

En cambio el gran handicap de los ordenadores portátiles, hoy día, sigue siendo el de la batería, que tiene una vida limitada, y que puede estropearse si está constantemente conectada a la luz.
Por ello, lo ideal, si es que vamos a necesitarlo durante muchas horas, es quitarle la batería y conectarlo a la luz, de esta forma no dañamos la batería, le daremos más ciclos de vida, y el portátil funcionará igual. de hecho lo hará como si se tratara de un sobremesa.

Pero siguiendo con el tema, si nuestra vida es móvil, nuestro ordenador, quizás, también deba serlo, y así poder ir de un lado a otro con él, con los programas o juegos que habitualmente usamos, ya no sólo los ficheros (para eso con un disco duro externo nos bastaría).
Lo que sí es importante es que a mayor movilidad, mayor riesgo, con lo que siempre es ideal llevar a cabo copias de seguridad periódicas, que tener almacenadas en un lugar seguro, a prueba de cualquier imprevisto que nos podamos encontrar.

La mayoría de los recambios originales suelen ser caros

¿Vale la pena usar cartuchos de tinta compatibles?, y/o ¿reciclarlos?
Algunos fabricantes de impresoras incluyen cartuchos de tinta junto con el modelo, a un precio bastante económico, en ocasiones el precio es incluso igual o inferior al de los cartuchos de tinta, y esto suele darle al consumidor la sensación de que los cartuchos son muy caros y que vale la pena comprar la impresora nueva…

Estos cartuchos que vienen de muestra suelen estar a media carga, o suelen ser los de menor cantidad, con respecto a otros modelos existentes de su propia marca.

Sin embargo, si no queremos gastarnos mucho en los cartuchos de tinta, tóners, etc, una solución puede ser la de emplear cartuchos compatibles de otras marcas, o bien llevar el cartucho vacío a una empresa de rellenado de cartuchos.

La gran duda para el consumidor es si esta práctica es perjudicial para su modelo de impresora, puesto que podría dañarla. En principio decir que esto es improbable puesto que una gran mayoría de modelos llevan los cabezales en los cartuchos, con lo que si estos fallan, basta con cambiar el cartucho y listo.

Sobre el tema de la calidad, es más que discutible, ahí la cosa puede cambiar, depende del fabricante de los cartuchos, aunque por lo general suelen dar un resultado más que aceptable, mientras que si el uso es fotográfico, mejor que nos planteemos adquirir los originales.

Eso sí, a nivel de cargas, suelen ser más generosos que el original, lo que alargaría la vida útil del cartucho.

También deberíamos tener en cuenta, que si nuestra impresora cuenta con software que detecta el nivel de carga del cartucho, seguramente no funcionará de forma correcta, debido a que los cartuchos originales llevan incorporado un chip con el que el programa sabe en cada momento el nivel de carga.

Apple es una marca que cuida su imagen al máximo, y que vende unos productos considerados de gama alta y con el compromiso de tener una cierta calidad.

Hay muchos usuarios que hartos de los problemas constantes de su ordenador con Windows se plantean el cambio a un Mac, porque se lo han oído decir a un amigo, a un vecino, o a un compañero de trabajo.

Y normalmente el comentario que suele hacer el usuario de Apple, es que no quiere volver otra vez a PC y que todo lo que es el universo mac es maravilloso, que no hay virus, y que no se cuelga nunca.

El cliente da el paso adelante, se lleva el monstruo a casa, y descubre como todo, desde la caja, hasta la funda para limpiar la pantalla, es perfecto, con un diseño espectacular, con olor, olor a Apple.

Se conecta todo, se enciende, y sorpresa! Nos encontramos con un sistema operativo totalmente nuevo, que en el peor de los casos, no tenemos ni idea de como va.

Para comenzar en este teclado no hay crtl, si no cmd… ¿cómo hacemos un crtl+c o un ctrl+v? simple, cmd+c o cmd + v, hasta aquí todo bien.

Seguimos, nos pide que abramos una cuenta, bien, no hay problema, tenemos a nuestra disposición lo que se denomina app store con programas, algunos de ellos gratis, y otros de pago, si no queremos poner nuestra tarjeta de crédito siempre podemos comprar una tarjeta iTunes de las que venden en el mismo sitio en el que hemos adquirido el mac.

Ahora seguramente querríamos instalar nuestra versión de Office en el mac, ese cd que tenemos y que ya usábamos en el anterior pc, y lo más probable es que también tengamos alguna otra aplicación que queramos instalar.

Aquí es donde suele venir el primer pequeño chasco.

No podremos instalar ese programa, porque nuestra versión es para PC y no para mac, pero no pasa nada, en la App store, encontraréis tres programas que seguro que al final os acabarán gustando más que Office, se trata de Pages (equivaldría a Word), Numbers (equivale a Excel) y Keynotes (algo así al Powerpoint de Apple), si os fijáis el precio de cada uno de estos programas es sorprendentemente barato.

De todas formas, si no os acabais de aclarar, lo normal es que al principio cueste un poco, siempre podéis recurrir a instalar un programa que os permita convivir en vuestro Mac con el s.o. Windows, una solución que puede ayudaros a superar esa transición entre pc y mac, y que puede dar algo de vértigo.

El programa más utilizado en este sentido es Parallels, que no sólo permite la instalación de Windows, si no de cualquier otro sistema, como puede ser Linux.

La recomendación es buscar en Internet alguna web que explique bien como usar vuestro ordenador nuevo.

En internet tenéis http://www.pasateamac.com una web que precisamente está llena de trucos, tutoriales, y con la que, a buen seguro tardaréis muy poco en estar acostumbrados a mac y a no querer saber nada más de los pc, o quien sabe, tal vez sí…

La respuesta a esta pregunta tan obvia es sí, aunque con matices.

Si tu equipo es un MAC o tiene el S.O. Linux, quizás tu ordenador no sea tan vulnerable como podría serlo un PC con Windows, aunque esto no significa que sea invencible, ni que esté a salvo al 100% de intrusos ni hackers.

La elección de un buen antivirus es crucial para que nuestro ordenador esté bien protegido ante las amenazas existentes, por simplemente, conectarlo a una red.

Están en peligro nuestros datos, pero también el buen funcionamiento del ordenador, que puede verse afectado con todo tipo de síntomas, puede ir lento, la conexión va más lenta de lo normal, aparece páginas de la nada…

Como informático os podría recomendar muchos de los antivirus existentes en el mercado, hay muy buenas opciones, y lo cierto es que seguramente la mayoría de ellas nos irían bien.

El antitivirus en cuestión tiene una licencia que debe renovarse anualmente, con lo que vale la pena que incluyamos en nuestro presupuesto ese pequeño gasto.

Antivirus gratuitos

Otro tema a parte es el de los antivirus gratuitos, bien, mejor que no tener nada, está claro que sí pueden ser, pero tengamos en cuenta que no son una gran garantía de seguridad y que este tipo de programas suelen tener alguna que otra carencia, aunque pueden servir como primeros auxilios.

En seguridad informática el mejor consejo que puedo dar es que más vale prevenir que curar, es mucho más fácil que el antivirus nos avise de que existe una amenaza, y que automáticamente se encargue de arreglarlo, que no tener que hacerlo una vez el software malicioso ya ha hecho mella en nuestro ordenador.

Confiarle nuestra seguridad a un buen programa antivirus puede salirnos muy barato…

Seguramente estamos en la era post PC, la llegada de dispositivos como las tablets, con múltiples funcionalidades, similares a las de un ordenador, hace que incluso nos podamos plantear la posibilidad de sustituir el ordenador por una tablet.

La única advertencia llegado a este punto, es que seguramente habrá cosas que no podremos hacer con una tablet, que hacíamos con el ordenador, y viceversa.

Con una tableta podremos escribir documentos, tratar hojas de cálculo, ver películas, escuchar música,  ver fotografías, incluso imprimirlo (a través de wifi, eso sí)…

Sin embargo con la tableta no podremos utilizar parte de los periféricos que emplearíamos con el pc, ni pendrives de memoria, ni teclados o ratones (a menos que sean bluetooth), pero no USB.

Otros de los handicap que podríamos encontrar con nuestra tablet, si lo que nos gusta es usar aplicaciones como Spotify, encontramos que la versión que encontramos para smartphone o/y tablet es de pago, frente la del ordenador, que es gratuita.

Con el tema del almacenamiento de datos, imágenes, documentos, etc. suele estar bastante limitado, ya que hablamos de un disco duro bastante limitado (como mucho de unos 32 ó 64 Gb.).

Con el temas de los programas, de diseño, juegos y demás, tampoco es exactamente lo mismo, no sólo por las limitaciones de este tipo de dispositivos, también porque la idea no es precisamente la de usar software complejo.

Sin embargo, la tablet es un dispositivo espléndido como complemento a cualquier ordenador, ya que podremos sincronizar archivos, de lectura, por ejemplo, música, etc. y como no, el punto fuerte de las tablet es la movilidad.